“Lago Kokonor, Por Favor Perdóname” – Adong Paldothar


Kokonor es el nombre mongol del más famoso lago de Amdo, también conocido como Lago Qinghai, y en tibetano como Tso Ngön , literalmente: Lago Azul. El Lago Kokonor ha inspirado a muchos tibetanos de esferas culturales; quizá la más famosa oda al Lago Kokonor en los tiempos recientes es la canción popular  “Tson Ngön”  cantada por el cantante de Amdo  Dorje Tseten y también interpretada por Dadon, canción compuesta sobre un poema de Dhondup Gyal.

Por favor perdóname, Lago Kokonor
tengo más de 40 años, pero todavía no te he ofrecido siete cuencos de agua pura de la Musa…
aunque repetidamente disfruté de  tu belleza
y me alejé

Son mis ancestros, olvidando la cubiertadelpozo
haciéndote brotar a raudales por toda la pradera, y ser reducido a
un niño  huérfano  encomendado a la gran montaña por el gran océano
Perdona mi incapacidad para usar el pincel y la tinta
para defender tu elegancia
o pintar tu belleza primigenia

Perdóname por no dirigirme a ti a menudo, con tu título honorífico
La Reina que destruye a 10 mil… tú eres mi fe
un verso de la divina épica
de pie ante ti, no tengo palabras
ni canción, porque
tu azul y tu sacralidad
son los estandartes  de mialma
son las palabras-símbolo que han sido cantados por mucho tiempo

Perdóname, que en tu amplia extensión
yo solo pueda ser un pequeño pez
nadando entre tus palabras
anidando en tu atmósfera
y tu melodía
evitando que ciertas personas
me den caza furtivamente

Perdóname porque carezco de la  temperatura corporal adecuada
para derretir el anzuelo, contra el enemigo de
esos  egoísmos y distracciones
En los sonidos de la ruidosa ciudad
soy débilcomouna nube de gas
transparente, sin incluso la fuerza necesaria
para ir tan prontocomopueda para despertarte de golpe
Ni siquiera capaz de soportar los movimientos
de una pequeña ola

Perdóname por ser incapaz de proteger
el escenario de tu amada pradera
donde hay ovejas blancascomonubes y caballos que
sacuden sus colas suavemente
o defienden el sonido hecho por vacas y sus pequeños terneros
mientras se dedican a mordisquear la hierba

Perdóname, en la ciudad distante
he perdido la memoria de cómo usar tus colores
que me llevaban a la calma
para meditar sobre el elemento  agua
y sentir gratitud por la montaña donde
los copos de nieve están en completa floración

Perdóname por dibujar con los ojos
desde las lejanas ventanas
tomando las palabrasdelcorazón, y escribiéndolas sobre
tus aguas, tomando los lugaresdelcorazón
Por  pintar el estado de la mente en tu cielo
Por  tomar el momento
y jugar en tus olas

Perdóname por ir y venir por una docena de años
y sin embargo no cumplir en presentarte mis respetos
ni siquiera me despedí de ti
Por favor perdona mi silencio
Todavía siento un estallido de dolor agudo causado
por el derramamiento de tu agua salada diluida
sobre la herida de mí mismo y de la historia
Por favor, perdóname

———————-

Traducido por Aloma Sellanes Zibechi

Filed Under: Poetry