Presidente Trump, reúnase con el Dalai Lama

 

Por  Dr. Lobsang Sangay | The Hill | 23 de mayo de 2017

En su primer viaje al extranjero, el presidente Trump se ha reunido con el rey Salman en Arabia Saudita, hogar de La Meca y Medina, santuarios más sagrados del Islam. Se reunió con el primer ministro Benjamin Netanyahu en Israel y visitó el Muro Occidental, todo lo que queda del Monte del Templo Judío. Y luego se reunió con el Papa Francisco en el Vaticano.

Mientras el presidente se ha acercado a los seguidores de las religiones monoteístas interconectadas del mundo – Islam, cristianismo y judaísmo – también debe reunirse con Su Santidad el Dalai Lama. Su Santidad es el líder budista más visible e importante del mundo y ha sido a lo largo de su vida un defensor de los más altos ideales del budismo, incluyendo la no violencia, la compasión, la ecuanimidad y la bondad.

Esta reunión ayudaría a poner estos principios en las cuestiones de la paz mundial y la no violencia. Se calcula que hay 700 millones de budistas en el mundo, incluyendo 300 millones en China y 6 millones en el Tíbet.

Es fundamental que el presidente Trump entienda cómo mejorar la situación en el Tíbet.

El informe Freedom House de 2017 clasificó al Tíbet como el segundo peor lugar en el mundo en cuanto a los derechos civiles y políticos, justo detrás de Siria. Un estimado de 1,2 millones de tibetanos han muerto desde la ocupación china del Tíbet y más de 6.000 monasterios en el Tíbet se han reducido a escombros. La asimilación cultural forzada de los tibetanos fue alimentada por la sustitución de la enseñanza del idioma tibetano por el mandarín. La migración patrocinada por el gobierno de un gran número de chinos han al Tíbet es un componente importante de la sinicización.

El 14 Dalai Lama

La falta de acceso ha hecho que visitar el Tíbet sea a veces incluso más difícil que visitar a la hermética Corea del Norte. Demostrando su profunda desesperanza, 149 tibetanos se han auto-inmolado en el Tíbet desde 2009, incluyendo a cuatro este año. El gobierno chino también ha instalado un sistema de vigilancia electrónica y humana Orwelliana que abarca todas las áreas de la Región Autónoma del Tíbet, que es vasta, intrusiva y permanente.

Estados Unidos es la nación líder del mundo libre. Solo entre todas las naciones está mejor posicionado para ayudar a China a convertirse en una sociedad más abierta, donde su liderazgo se de cuenta de que la verdadera estabilidad y prosperidad no proviene del cañón de un arma, sino del estado de derecho y la libertad de expresión. Entre los muchos problemas que enfrenta el liderazgo chino, la cuestión del Tíbet debería ser relativamente más fácil de tratar debido al enfoque de “Camino del Medio” que ha sido la posición de Su Santidad el Dalai Lama durante más de tres décadas y está fuertemente apoyado por el pueblo tibetano .

A pesar de reconocer y respetar la política de Una China por parte del gobierno de los Estados Unidos, el Camino Medio contempla una genuina autonomía para el pueblo tibetano y la restauración de los derechos humanos y la libertad religiosa para la gente en el Tíbet. Contempla un diálogo constructivo para desarrollar un marco y una solución adecuados que funcionen para todos. El gobierno de Estados Unidos ha apoyado sistemáticamente el Camino Medio que la Administración Central Tibetana, de la cual soy presidente, ha abogado por más de 30 años. Este enfoque es apoyado por la Ley de Política Tibetana aprobada por el Congreso en 2002 y ha sido apoyado por los presidentes de Estados Unidos desde entonces.

Al igual que en el caso de Israel-Palestina, donde el Presidente Trump ha mostrado optimismo, debe usar su creciente relación con el presidente chino Xi Jinping para facilitar la autonomía y los derechos fundamentales para el pueblo tibetano en consonancia con la política de Una China y el Camino del Medio . Mientras tanto, es crucial que el presidente designe a un Coordinador Especial para Asuntos Tibetanos en el Departamento de Estado tan pronto como sea posible. La posición ha estado vacante desde la toma de posesión, la persona en este papel ha desempeñado una función crítica de participación en los esfuerzos políticos y humanitarios.

Todos y cada uno de los presidente de Estados Unidos desde George H.W. Bush se ha reunido con Su Santidad el Dalai Lama. Cada uno de estos presidentes informó que la reunión proporcionó una visión fresca y única sobre asuntos políticos y espirituales que actualmente nos enfrentan como una comunidad global. El Presidente Trump y Su Santidad el Dalai Lama sin duda encontrarán mucho que discutir al ver el mundo desgarrado por la violencia y el conflicto.

Añadiendo una voz y una perspectiva budista a aquellas que el presidente Trump sin duda oyó esta semana de amigos cristianos, musulmanes y judíos, sólo puede ser útil y amplia. Además, ofrecerá la oportunidad de debatir la situación en el Tíbet y revisar, revitalizar y promover el apoyo de los Estados Unidos al enfoque del Camino Medio

Lobsang Sangay es el presidente de la Administración Central Tibetana

Nota en ingles: http://thehill.com/…/334822-president-trump-meet-the-dalai-…

Traducido por Raymundo Zaldívar, Tíbet Mx.

Filed Under: Comentarios y opinionSalon de Noticias

Tags: